7 mar. 2018

El obispo de San Sebastián acusa a las feministas de llevar el demonio dentro

A las puertas de un nuevo 8 de marzo, el obispo de San Sebastián no ha querido perder la ocasión para lanzar una nueva cruzada. En esta oportunidad, José Ignacio Munilla ha advertido a sus fieles sobre la necesidad de salir en defensa de "un auténtico feminismo". ¿Qué significa eso concretamente? A criterio de este religioso, se trata de apostar y promover desde la Iglesia "un feminismo femenino, no un feminismo de género destructivo de la propia mujer".

Munilla ha lanzado tales recomendaciones desde los micrófonos de Radio María, donde habitualmente presenta el programa Sexto continente. En la edición de este lunes, ha querido "discernir sobre qué está en juego" ante la convocatoria de huelga feminista para este 8 de marzo. Después de casi una hora de sermón, una cosa ha quedado clara: si Munilla fuese mujer, este jueves iría alegremente a trabajar.

En una intervención cargada de dardos contra el movimiento feminista, el obispo de San Sebastián ha afirmado en reiteradas ocasiones que existen "distintos feminismos". Dos, concretamente. De un lado situó "un sano feminismo" y del otro aquel que está "manipulado por la ideología de género". Fue contra este último a quien dirigió su última alocución en Radio María.

Entre otras cosas, acusó a las promotoras de la huelga de este jueves de defender también el "aborto libre y gratuito", así como "las causas del lesbianismo" y del "bisexualismo". Se remontó entonces a lo que según él fue una "escisión" del movimiento feminista en los años sesenta, cuando empezó a apostarse por la "igualdad absoluta entre hombres y mujeres en el sentido antropológico de la palabra". "Se distinguen dos corrientes: el feminismo femenino y el feminismo de género. Algunos les llaman el feminismo de la diferencia y la complementariedad y el feminismo del igualitarismo", afirmó. En tal sentido, dijo que "el feminismo del igualitarismo establece que hombres y mujeres son iguales y que las diferencias se deben a motivos sociológicos".

A lo largo del programa quedó bien claro que a Munilla no le gusta nada el "feminismo radical o de género". De hecho, cree que hay una perversión en el lenguaje. "El término feminista puede estar contaminado por un feminismo radical", aseveró. Dijo entonces que ese "feminismo radical tiene como víctima a la propia mujer". Y fue justamente ahí donde vio la cola al diablo. "Es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde las propias filas (…) El feminismo, al asumir el feminismo de género, se ha hecho el harakiri", agregó.

En otro tramo de su intervención, Munilla comparó esa "ideología de género" con el marxismo y su defensa de la lucha de clases. "Ahora se trata de propugnar una lucha de sexos", comentó. Si bien reconoció que "el abuso hacia la mujer existe", aseguró que "la causa cristiana lucha contra ese especie de animalismo en la relación entre el hombre y la mujer". "El cristianismo ha prestado un gran servicio a la dignidad de la mujer, a pesar de lo que dice ese feminismo radical", apuntó. Entre esos "servicios" situó la lucha contra la poligamia y el "rechazo del divorcio" por parte de la Iglesia Católica.

El aborto y las pensiones
El obispo donostiarra —conocido por sus discursos próximos a los sectores más recalcitrantes de la Iglesia— tampoco dejó fuera el asunto del aborto. En este caso, advirtió que ese "feminismo radical" reivindica "la anticoncepción y el aborto" con el objetivo de que la mujer "sea liberada del peso de la maternidad". Siguiendo esa línea argumental, dedujo que "el aborto se ha convertido en la tumba de la mujer porque en China y otros lugares se utiliza para que no nazcan niñas". Habló entonces de un "auténtico genocidio femenino" que estaría, además, detrás de otro problema de gran actualidad: las pensiones. "Pocas personas se atreven a decir que el sistema de pensiones no es sostenible si no se reactiva natalidad, y para reactivar natalidad hay que proteger la dignidad de la mujer en su maternidad", valoró Munilla, quien remató su conclusión con otra frase: "El feminismo de género es el suicidio de la propia dignidad femenina".
Publicar un comentario